top of page
Buscar
  • Marina Ballarim Targa Cavalari

La expansión del femenismo

En la última reunión de GPM, hubo discusiones dentro de la agenda feminista, buscando entender cómo se originó el movimiento, algunos de sus aspectos, y también se abordaron sus discusiones más recientes.

El feminismo tiene raíces que se remontan a algún tiempo, ya que surgió con el movimiento sufragista a fines del siglo XIX. Entre las mujeres que participaron en la causa, estaban las mujeres blancas pertenecientes a la clase media alta, luchando por el derecho al voto en varios países, a menudo apoyadas por esposos directamente involucrados en la política.

La lucha por el sufragio, por lo tanto, que representa la primera ola feminista, no estuvo exenta de intereses políticos secundarios, dado que la mayoría de las participantes buscaba por derechos políticos únicamente para ayudar a sus esposos.

Es importante analizar el contexto político y social de los Estados Unidos en ese momento, ya que las sufragistas en el país tuvieron una gran influencia en impulsionar y dar fuerzas a la causa. Abolida en 1863, la esclavitud seguía siendo un problema muy reciente y, por lo tanto, la población negra recién liberada también buscaba el derecho al sufragio. Las dos peleas simultáneas terminaron colisionando y se creó una rivalidad.


Los negros, que todavía se encontraban en una situación muy desfavorecida, defendieron la importancia de la conquista o lo antes posible, para que pudieran abandonar el estado de extrema precariedad en el que vivían. Las mujeres, por su parte, no parecían entender aquella urgencia, la diferencia entre dos grupos y la influencia de sus privilegios.

El tema es tratado por Angela Davis en su libro Racismo en el movimiento de sufragio femenino. "Para Douglas [un defensor de la liberación negra en el siglo XIX], votar no era un medio de garantizar la hegemonía del Partido Republicano en el Sur. Era básicamente una medida de sobrevivencia, un medio de garantizar la vida de la masa de su pueblo", dice la autora.

La conquista del derecho por el que lucharon, por lo tanto, no haría que los dos grupos fueran iguales. La necesidad de otorgar votos a ambos es, por supuesto, la misma; Sin embargo, la urgencia por conseguir esto fue diferente. Además, por la negligencia de las sufragistas, que ignoraron un problema tan visible, es posible ver cómo el feminismo surgió como un movimiento excluido y de élite, que ignoró muchos de los problemas y experiencias de las mujeres negras y las diferentes clases sociales, por ejemplo, y buscó resolver solo los problemas de las mujeres blancas. La expansión de esto a otros grupos es muy reciente y muy necesaria.

En la segunda ola feminista, sin embargo, que comenzó en 1945 e incluye personalidades como Simone de Beauvoir, el movimiento comenzó a experimentar una lenta expansión a otros grupos y la participación de mujeres transgénero, por ejemplo, que ya no fue tan mal vista en algunas corrientes del feminismo, lo que representó un avance mínimo hacia la igualdad de todos las participantes. No obstante, solo en la tercera ola, que comenzó en 1980 y continúa hasta hoy (algunas personas creen que, de hecho, esta ola finalizó en 2010 y, a partir de entonces, surgió la cuarta ola, la que prevalece actualmente), el tema de la globalización del feminismo pasó a ser discutido con más fuerza.

También merece la pena mencionar la cultura raunch, que surgió a partir de la tercera ola feminista. Se caracteriza por la apropiación de la sexualización y la vulgarización de las mujeres por sí mismas, como una forma de fortalecimiento. Fue a partir de ahí que el feminismo se hizo más conocido, siendo mal visto por muchas personas que no estaban de acuerdo con la forma de protesta utilizada por él, en el que las mujeres salían a las calles semidesnudas, reclamando sus derechos.

Desde el surgimiento de nuevas vertientes, como el feminismo interseccional, que incluye, además de cuestiones de género, cuestiones relacionadas con la raza y la clase social; se consideraron otras experiencias, además de las que formaban parte del feminismo blanco, y la lucha se extendió a más personas. Esa vertiente reconoce que las mujeres no sufren las mismas opresiones juntas, ya que hay muchos otras cuestiones involucradas. El feminismo negro, más tarde, se originó a partir de este aspecto y tiene una gran influencia e importancia en el contexto actual.

Todavía se necesita más progreso, de modo que se logre completamente la igualdad total dentro de la causa. Aunque el feminismo blanco ya ha evolucionado mucho, aceptando diferentes luchas, el privilegio aún es visible, y esto se debe reconocer y analizar para que puedan ocurrir mejoras. En un escenario de búsqueda por la igualdad de género, la igualdad entre las mujeres que luchan por ella es esencial. "No naces mujer, te conviertes en una", dijo Simone de Beauvoir. La conquista, de esta manera, es conjunta, y solo puede completarse con la aceptación y colaboración de todos los grupos, basada en la comprensión de los privilegios, las diferentes historias de vida y las diferentes opresiones que sufre cada mujer.







1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page